Noticias | Entrevistas | Opinión | Actividades | Proyectos
La reinserción del trabajador con cáncer. Adaptación y Sensibilización

Actualizado Lunes 16/10/2017 11:13 horas

Artículo de opinión –

Asociación Española de Directores de RRHH

 

La reinserción del trabajador con cáncer. Adaptación y Sensibilización

 

Hace unos meses tuve la oportunidad de participar en la I Jornada de Cáncer y Trabajo, que se celebró en el Paraninfo de la Universidad de Murcia. Fue una experiencia que me permitió enfocar este asunto, teniendo en cuenta varias perspectivas y con una amplitud de miras mucho más amplia.

Tuve la suerte de escuchar el relato de algunos pacientes, que expusieron las dificultades por las que estaban o habían pasado, no solo durante el tratamiento de la enfermedad, sino a la hora de integrarse, de nuevo en el mundo laboral. También asistieron especialistas de medicina y cirugía, que compartieron con todos los últimos avances de esta enfermedad, así como los recientes progresos en los proyectos de investigación. Además también asistieron la representación de algunas organizaciones y asociaciones, muy involucradas actualmente en la repercusión socio laboral del cáncer. No faltó tampoco una representación de las empresas, principalmente desde el área de recursos humanos y dirección de personas, donde contamos nuestras experiencias con trabajadores que estaban o habían padecido esta enfermedad y la vuelta al trabajo, tras el tratamiento.

Con la finalidad de no dejar pasar la oportunidad de compartir la experiencia comentada, me he decidido en relatar las principales conclusiones y claves de actuación, en las que tenemos que trabajar desde varios prismas, si queremos detectar un avance en esta difícil tarea: la inserción de los enfermos de cáncer en las empresas.

En España, hay alrededor de 1,5 millones de personas que han superado un cáncer y podrían ser muchos más para 2020, además un dato significativo es que la edad de las personas que enferman de cáncer es cada vez más temprana o más joven. Padecer cáncer es una lotería, que puede tocarle a cualquiera, ya no valen los mitos de asociar la enfermedad a un colectivo minoritario de la sociedad que desarrolla hábitos poco saludables. Si preguntamos a nuestro círculo más inmediato, cualquiera de nosotros tiene o ha tenido experiencia con alguna persona que ha padecido esta enfermedad.

Todos sabemos que se trata de una enfermedad muy cruel y agresiva, no solo por el propio impacto emocional del diagnóstico, sino por la dureza del tratamiento, así como sus efectos secundarios y las consecuencias psicosociales.

En las empresas podemos aportar mucho más de lo que pensamos, en hacer mejor las vidas de las personas que han sufrido cáncer. Debemos dejar la preocupación por las bajas laborales y por la posible limitación en el rendimiento de los empleados, y en su lugar ocuparnos en estudiar con más profundidad y responsabilidad como podemos reinsertar a la persona tras el proceso de enfermedad. Para los enfermos de cáncer volver a tener un trabajo les hace la vida más fácil y contribuye a que se encuentren mejor, según los testimonios de los enfermos que participaron en la jornada.

El mensaje es claro: haber padecido un cáncer no significa que la persona esté incapacitada para trabajar. Es necesario sensibilizarnos sobre esta realidad, desde varias perspectivas, para buscar soluciones integrales que hagan que la reincorporación del paciente de cáncer a su puesto de trabajo sea menos traumática.

Lo ideal sería que las empresas desarrollen un protocolo de actuación que se adaptara a las necesidades específicas del empleado afectado, ya que no hay dos casos iguales, y que cada persona vive la enfermedad y sus consecuencias de una forma particular, es fundamental que dichas pautas sean flexibles y ofrezcan a cada caso una adecuada reinserción del trabajador ofreciendo las condiciones laborales que mitiguen las dificultades ligadas a la reincorporación. Las personas que han superado un cáncer, no entran aún dentro del grupo en riesgo de exclusión, ni tampoco existe a nivel de consejerías de salud unos programas públicos de reinserción para ellos. Por otro lado, no existe hoy día ninguna legislación al respecto que regule la vuelta al trabajo, tras el alta médica.

En definitiva, queda mucho trabajo por delante, desde varios ámbitos (empresarial, jurídico-laboral, sanitario y social), si queremos hacer posible que el trabajador que ha pasado por un cáncer, se sienta de nuevo un empleado útil y satisfecho con su trabajo.

 

Cristina Saura

Directora de RRHH de Plasbel

Miembro de la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos

© 2013 Asociación Española de Directores de Recursos Humanos