AEDRH

cropped-cropped-logo-asociacionazul_Mesa-de-trabajo-1-03.png

área asociados

Libro Blanco Empresas Saludables

Desde la AEDRH, en su afán por concienciar y apoyar la excelencia empresarial, ha elaborado el primer Libro Blanco de la Empresa Saludable, una guía para ayudar a las compañías a potenciar el bienestar de sus empleados, implantando un modelo eficaz y seguro.

Cada vez más empresas han dirigido su hoja de ruta hacia una empresa saludable como eje fundamental de su estrategia de sostenibilidad y alineada con las prioridades estratégicas de la dirección de Recursos Humanos de la compañía. Una estrategia que da respuesta y refuerza los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU en la Agenda 2030.

Según la ONU, una empresa saludable es “aquella en la que los trabajadores y jefes colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores y la sustentabilidad del ambiente de trabajo”.

La humanización de las empresas se ha convertido en prioridad estratégica para quienes nos dedicamos a la gestión del talento. Es así como se consigue la mayor eficiencia, compromiso con la organización y los mejores resultados. Garantizar el bienestar es trabajo de todos y por ello desarrollamos un modelo que facilite la elaboración de un plan eficiente que se adapte a las necesidades específicas” asegura Cristina Saura, Directora de Recursos Humanos en Plasbel Plásticos, vocal de la Junta Directiva de la AEDRH, y una de las autoras de esta guía.

La participación y el compromiso, la clave del éxito

El éxito de los programas de bienestar en el entorno de trabajo depende, en gran medida, de la participación y compromiso de los empleados. De hecho, tal y como señala el informe de Cigna sobre retorno de la inversión de los programas de salud y bienestar, cuando las tasas de participación ascienden del 75% al 92%, el retorno puede llegar a multiplicarse por 11. Invertir en el bienestar de los empleados es algo que incide directamente en los resultados de las empresas. Pero este compromiso ha de ser bidireccional. El establecimiento de un programa de salud y bienestar, ya sea a través de acciones genéricas para grupos o específicas para empleados debe involucrar al Comité de Dirección y a los directivos de la empresa.

Con la colaboración de

,